06 octubre 2010

maldita ley de murphy

hace falta ser cafre para que a algún cerebro pesimista con tendencias suicidas se le ocurra concebir una ley (una ley!!) que afirme sin el menor tipo de duda que si algo tiene que salir mal, saldrá mal.
no dice esto ya mucho (todo, tal vez) del cómo somos los humanos? seres fatalistas y resignados, esperando (deseando, casi) que la tostada se caiga por el lado de la mantequilla para así podernos quejar a pleno pulmón de nuestra obvia mala suerte. la culpa, siempre, de los demás, llamémosla suerte, llamémosla madre/tiempo/cucaracha…

oh! ley de murphy, me aburres!

reclamo al parlamento una derogativa a este funesto principio. ya mismo! pongan otra cosa, no será por nuevas leyes a prescribir.

ahí van un par de iluminaciones que se me han ocurrido esta mañana mientras limpiaba la mantequilla pegada al suelo:
- ley del sí: si algo tiene que salir, saldrá en función de las ganas, esfuerzo, intención, bla bla bla de uno mismo. las fuerzas del universo, las órbitas de los astros, las intuiciones y la predestinación no son explicaciones suficientemente válidas para nosotros, cuerpos de evolución darwiniana y mentes científico-racionales.
- ley del tal vez: se permite confiar en los sextos sentidos. sólo para casos esporádicos, en entes que se clasifican como “sensibles” y en situaciones con más de una posible solución satisfactoria.
- ley del no: si algo no tiene que salir, abandonen, no se frustren y vayan a por otra cosa. la pérdida de tiempo, por ley, sólo está permitida las madrugadas de los jueves y algún sábado ocasional.
- ley del hagan lo que les de la santa gana: ya sabemos por dónde va, no?

1 comentario: