25 septiembre 2011

enfermedades letales: el enamoramiento

mi buen amigo al que llamaremos u. se me ha enamorado. algunos de ustedes pensarán: “vaya, qué afortunado. nada como el amor para sentirse vivo y feliz”. y yo les replicaré: caballeros/damiselas, temo que estamos hablando de conceptos diferentes. yo hablo de amor, así, en mayúsculas (aunque no lo escriba en mayúsculas porque nunca las uso porque me parece una chorrada que la primera letra además de ser la primera sea más grande. pues qué afán de protagonismo, por favor), pero metafóricamente imagínense que está en mayúsculas y todos contentos. como decía, puede que ustedes asocien el enamoramiento a mariposas en el estómago, a deliciosas palpitaciones, a música de violines, a puestas de sol, a pajarillos revoloteando, a cuelga-tú-no-anda-cuelga-tú-no-tú-primero, a felicidad plena. yo veo a mi buen amigo u. y qué quieren que les diga, veo a una mierda andante. porque el tema es que el amor no fue inventado para el disfrute; el amor existe para ser sufrido y padecido, para ser arrastrado, revolcado, pisoteado, machacado y para convertirlo a uno en un ser atormentado, taciturno y herido de muerte. oh sí. y si piensan lo contrario, sospecho que sólo se han enamorado a medias...
miren a mi amigo u. por ejemplo: ya no sale con sus amigos, y cuando lo hace está ausente, no se divierte, no baila, no bebe, ni se droga y está permanentemente pendiente de su móvil. duerme poco y mal, se desvela a media noche y pasa horas en la cama dándole vueltas a por qué ella le dijo eso y no aquello, y cuando le dijo aquello tampoco le convence en absoluto. la vida para u. es un cuestionarse todo. no tiene hambre y apenas come, no me escucha cuando le hablo de mi plan para la paz mundial, y sobre todo, lo que más me asusta es que ya no hecha polvos, ni folla, ni se la mete hasta donde ya saben ustedes, como hacía antes cuando era un chaval normal y sano. no. ahora mi amigo, como buen enamorado... ¡hace el amor!.
¿hacer el amor? existe alguna expresión en este idioma o en cualquier otro que pueda ser más discordante? porque hacer, lo que se dice hacer, se puede hacer punto de cruz, la manicura, un huevo frito, el pino incluso, pero ¿hacer el amor?
.
atención a la definición de “amor” del drae:
1.m. sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
2.m. sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear. (por favor, si alguien conoce al autor/a de esta definición agradecería una presentación en persona; deseo casarme con él/ella).
definición de “hacer”:
1. tr. producir algo, darle el primer ser.
2. tr. fabricar, formar algo dándole la forma, norma y trazo que debe tener.
3. tr. ejecutar, poner por obra una acción o trabajo.

¿cómo unir los dos términos y esperar algún sentido coherente?. así que también me casaría con el creador de esta expresión por su enorme sentido de la imaginación y su falta de pudor a la hora de mezclar conceptos aleatoriamente. berenjena/prima de riesgo. la meca/papiroflexia. fotosíntesis/escafandra. tocino/velocidad. y así hasta el infinito y el más allá.en cualquier caso, y me guste o no, u hace el amor y así me lo hace saber al tiempo que sus ojillos al borde del lagrimón le brillan al recordarlo. ésta será la única información que obtenga al respeto. y no es que desee más, pero entiéndanme, antes u era un guarro pervertido sin tapujos abierto de mente al que no le importaba contar detalles que hubieran ruborizado al más avanzado en temas erótico-pornográficos. lo más salido de tono que suelta ahora por su virtuosa boca es el número de horas que hace que no ve a su amada. y les aseguro que si son más de las que él considera decentes, su mundo se derrumba y se desencadena la tragedia; que si le ha sucedido algo, que si ya se ha olvidado de él, que si ha conocido a otro, que si no es merecedor de ella… y toda una retahíla de dramas que ni en las noticias ni en los culebrones de sobremesa. afortunadamente, el reeencuentro aplaca este sinvivir del enamorado sin amada. ah, el reencuentro de dos enamorados... dudo que mis toscas palabras consigan reflejar tanta perfección; esa harmonia, esas miradas, esos arrumacos, esos diminutivos… no hay nada más hermoso que los rebautizos de enamorados. ahora mismo podría sepultarles con algunos nombres que escuché intercambiar entre u. y la-mujer-de-su-vida-y-madre-de-sus-futuros-hijos en menos de dos minutos de conversación, pero les ahorraré el suplicio; confío en su imaginación.

si en algún momento se encuentra usted entre dos enamorados no se acompleje; es lógico y normal sentirse ignorado o un estorbo. los enamorados no están capacitados para darse cuenta de la existencia de un tercero; demasiado ocupados en contemplarse el uno al otro y contarse el mal rato que han tenido que soportar los últimos tres minutos que han permanecido separados. en el caso que se hallen en esta situación lo más inteligente es tomarse un par de gin tónics a la salud de los dos, alejarse tranquilamente mientras ellos siguen con su trance y disfrutar de los rayos de sol y del aire contaminado de la calle. a ellos no les importará en absoluto que se haya marchado sin ni tan siquiera despedirse. puede que incluso aprovechen el momento para engendrar a su primer chiquillo y le bauticen con su nombre en señal de eterno agradecimiento.

y bien que me gustaría finalizar este texto aportando una luz de esperanza al final del túnel. algún tratamiento que funcione: una pastillica, una inyección, un par de hostias... pero siento anunciarles que cuando uno se enamora no hay nada que hacer. nada de nada. de nada. es usted una exagerada, una catastrofista y una envidiosa, contestarán; y yo me quedaré bien calladita, añadiré otro hielo a mi vodka y les daré un casto beso en la frente.

6 comentarios:

  1. Grande!!! ...échale una 'lagrimilla' de vermouth blanco al vodka e invítame a un Dry, próxima investigación sociológica, 'Enfermedades letales: El buenismo'

    ResponderEliminar
  2. No, el BUENISMO, o esa tendencia de hacerse el amable, de decir siempre que sí, de tener solo palabras bonitas para cualqueira (y moñas, sino gastadísimas, en la mayoría de las ocasiones)... esos cansin@s...

    ResponderEliminar
  3. Dame las gracias escribiendo, que esa es la mejor recompensa. Una copa y ya veremos... pero por si acaso, ¡Buenas noches (anticipadas), para ti también!!

    ResponderEliminar
  4. Estan ustedes flirteando?
    Señora mía, no veo sus respuestas... y no es justo para los espectadores.

    Cada vez limita más el blog... deberíamos hablar de ello.

    Se le saluda

    ResponderEliminar
  5. oh, pero yo pensaba que usted se pasaba por aquí por los textos... acaba de partirme el corazón.

    ResponderEliminar
  6. Señora mía... me pasaba por aquí por los textos, pero ya me conoce... no puedo resistirme a este tipo de cosas.

    Además, debe comprender lo cruel que esto puede llegar a ser para alguien como yo.

    No me lo tenga en cuenta.

    ResponderEliminar