08 mayo 2012

porno, así, en general

llevo unos cuantos días, sin apenas interrupciones, viendo porno. ale, dicho queda. háganse una idea precisa de lo que soy, ay. a modo de justificación diré que solamente ha sido para escribir esta entrada, queriéndome saber informada de primera mano, aunque qué coño, sí, también lo miraba antes, sin texto en el blog de por medio.
no trataré aquí los efectos terapéuticos del porno, porque admitámoslo, haberlos haylos y ya nos gustaría que otras terapias de desahogo lúdico-ocioso funcionaran igual (o la mitad) de bien. de lo que yo quisiera hablar es de esos pequeños detalles que por mucho que me empeñe no comprendo y sin embargo parecen repetirse una y otra vez en todos los vídeos que he revisado, bajado, guardado y clasificado por categoría en la carpeta de "gatitos y nubes y cupcakes". mañana la borro, lo prometo. y empiezo el régimen. y aprendo inglés.

- uñas - ¿por qué todas las actrices porno llevan uñas de diez centímetros? entiendo y acepto fetichismo-clichés tales como tacones, vestiditos de enfermera, látigos, pechos descomunales, bla bla bla, pero ¿uñas largas? ¿de verdad? ¿sí? ¿pone? es que no sólo me parecen un elemento poco atractivo, sino que incluso las podría englobar dentro del saco de arma blanca y cada vez que veo a una muchacha hacerle un trabajillo a un muchacho con semejante uñas no puedo evitar sufrir. sufrir por él y su preciado miembro que le da de comer en el caso que a ella, en un momento de pasión, se le escape la mano, con sus cinco uñas de diez centímetros, y acabe desgarrando algo que no estaba en el guión. afortunadamente, son gente profesional y a ellas nunca se les escapa nada de las manos. aunque esto no quita para que yo piense que trabajarían mejor y más cómodas, con menos longitud. que ya bastante tienen con los modelitos, los tacones, el maquillaje (siempre perfecto, incluso cuando terminan), la interpretación, el equipo de detrás (de un poco más atrás, quiero decir) y al muchacho que deben mantener erguido como para preocuparse, además, de sus zarpas. 

- viva japón – yo adoro a los japoneses. es un pais que siempre me ha fascinado, por su sentido del orden, de la responsabilidad, de las tradiciones, sus baños automatizados, las melenas lacias y brillantes, su tren bala, su piel perfecta, los estilismos extra-ultra-hiper modernos. pero con el porno, lo siento chicos, no. esas caras angelicales, aniñadas, lampiñas e inocentes. esos cuerpecillos frágiles, pueriles, andróginos. ay, no, no, no. yo veo a un japonés rodeado de japonesitas en una cama redonda y con un espejo en el techo y cinco vibradores y un caniche y tres esposas y dos máscaras y cinco cuerdas y sólo quiero abrazarlos a todos, ponerles el pijama y prepararles un chocolate caliente y hablar de gatitos y nubes y cupcakes. es que lo siento así y no puedo evitar pensar de otra forma. y luego, para añadir más guasa al asunto, está lo de los píxeles, censurando lo único que podría subirle a una la moral y la líbido. y así no hay quien pueda, señores realizadores de porno japonés, ¡hombre ya!. dedíquense a lo suyo (a las muñecas hinchables, a las revistas, a las máquinas expendedoras de braguitas usadas, a cualquier otra ramificación insólita y perversa de connotaciones sexuales que sólo ustedes puedan pensar y fabricar, pero al porno de toda la vida, al clásico y tradicional, no). y puestos a pedir, quiten ya los píxeles, que seguro que peores cosas hemos visto en cualquier playa un domingo por la tarde y aquí seguimos, indemnes.

- como puedes ver un poco más abajo soy actor porno, nena – ¿quién cojones hace los castings para elegir a los artistas porno? ¿qué criterio utilizan aparte de que la tenga grande? ¿utilizan otro más o este es definitivo y suficiente? ¡es que no hay ni uno! y les puedo asegurar que he buscado, pero nada, imposible. conclusión: la belleza está reñida con las proporciones. o se pasan de sesiones en el gimnasio, o se pasan con el bótox, o les sobran kilos, o necesitan unas cuantas sesiones de láser, o deberían haber parado en la decimosexta. ni uno, oigan. y mi duda es, ¿tan difícil es encontrar a alguien que aparte de tener un buen instrumento de trabajo sea bello físicamente? ¿tan precario está el mercado? no sé, pónganme un vincent gallo, un christian göran, un don draper y aunque no lleguen al tamaño estándard, ya me ocuparé yo de agrandársela en mi imaginación y vivir feliz en la ignorancia. además, con la de técnicas, iluminaciones, planos y demás trucos que existen hoy para retocar, remodelar, agrandar y magnificar, no veo por qué no se podría corregir este asunto. que a fin de cuentas, tampoco estamos hablando de que el muchacho, a parte de tenerla dura durante horas, pueda recitar a homero de memoria en el rodaje (y yo tampoco puedo, ni la tengo dura). así que sí, que exijo más adonis, joder, y que si debemos resignarnos a su belleza exterior, al menos que la tenga hermosa y grande. y lo otro, también. 

- amateur – el porno amateur es como el lado humano del porno. el porno cercano, el porno amigo. el porno de decir: “ay mira, mi paco y yo lo hacemos igual” y esto está muy bien porque a veces ante tantas rubias tetudas y tantos maromos super dotados y tantas posturas tántricas y tantos gemidos prolongados y tanto multi orgasmos y tanta profesionalidad en general, uno podría sentirse un poco acongojado e inseguro. a mí no me sale, yo no la tengo así, yo no sé, yo no sirvo para esto, mi mari no me hace estas cosas. nada de eso, fuera traumas y manías. el porno amateur es la prueba definitiva de que cualquiera puede ser una porno-star casera, un mito doméstico, una leyenda entre su comunidad de vecinos. llegar a la cima nunca había sido tan fácil como ahora. cuelgue su propio video, con los detalles más íntimos de su alcoba, como ese edredón comprado en el carrefour hace quince años o la enternecedora foto de su hija vestida de comunión en la mesita de noche, y haga feliz a cualquier otra pareja, que, más retraída y apocada, admira e imita sus trucos y su buen savoir-faire. pero por el amor de nuestro señor, quítese los calcetines antes de darle on a la cámara. ya sé que es un detalle sin importancia y que cuando uno está en medio de la faena estas minucias son una gilipollez, pero desde fuera, como mera espectadora, le restan puntos a la grabación. como cuando ella se queda mirando a cámara entre vuelta y vuelta y se ruboriza al recordar que su gesta será retransmitida a lo largo y ancho del mundo entero. ¿no me digan que no es maravilloso el alcance de la red?

podría seguir; está el tema de la menospreciada escenografía (vale, vale, ya sé que uno no ve porno con la intención de recopilar ideas para redecorar su comedor), los preliminares (¿preliminares? ¿dónde? ¿para qué? ¿quién los necesita? !aquí se viene con los preliminares ya puestos!), la banda sonora (siempre desacompasada con la acción y eclipsando los gemidos), la falta de trama narrativa, los primeros planos interminables (sólo equiparables a las películas asiáticas de una vaca cruzando la estepa mongola durante horas), los finales (ay, los finales, yo siempre esperando que él le declare amor eterno, se arrodille (no, no, !para eso no!) y saque el anillo (anillo, dije anillo), pero nada: eyaculación y cada uno a su casa sin ni tan siquiera intercambiarse los números de teléfono). pero no quisiera yo estigmatizarles con mis dramas acerca del porno. el mundo ya es suficientemente triste como para añadir más dolor y sufrimiento. dejemos que este campo artístico continúe proporcionándonos momentos únicos de placer, fantasía y alivios y christian göran, si estás leyendo esto, llámame que seguro que nos llevamos bien.

11 comentarios:

  1. De acuerdo en todo...y me pregunto : habrá alguien en el planeta Tierra al que le mole el tema calcetín ? un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Vincent Gallo si llueve se puede ahogar, Don Draper, pse qué quiere que le diga y Göran lleva barba!!! Por favor señora, con barba de ninguna manera. Hasta aquí podríamos llegar.

    Qué me dice usted de nuestro Nacho?

    ResponderEliminar
  3. Yo en el tema porno para verlo sin bostezar tengo que recurrir a buscar sorpresas o perversiones inéditas. Evidentemente no me fijo en la belleza masculina. De hecho no busques hombres bellos en un mercado que casi íntegramente es para el hombre. Actualmente están saliendo realizadoras femeninas que tal vez te puedan contentar. Pero está por verse.
    Lo de las uñas no me había dado cuenta pero debe ser cosa de las mismas actrices, lo que ellas piensan que es coquetería cuando no tienen casi nada encima con lo que distinguirse de otras. Y los japoneses pues bueno, la cultura acaba siendo costumbre. Desde luego son unos cortarollos. El amateur bien, gracias, pero hay amateurs a las que no quiero ver ni haciéndolo conmigo. Sobre la historia bueno, ejem, si se hacen películas que son escenas independientes ya está claro que no se busca hacer cine aunque lo llamen así. Total, antes se pasaba a cámara rápida, ahora es más fácil saltarse la historia. Los productores aben que se va a lo que se va.
    Un tema inagotable. Tienes una mente llena de sorpresas.

    ResponderEliminar
  4. Ea, ea. Ver esos vídeos maliciosos resta imaginación. Pero para un apuro vienen bien.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué problema tiene follar con calcetines? ¿Por qué tanto fascismo con ello?

    ResponderEliminar
  6. La próxima película de Lars Von Trier será pornográfica. No sé si te gustará este director, pero desde luego creo que va a ser la primera vez que se haga una película porno que sea "algo más". Habrá dos versiones, una light para salas comerciales y la no censurada, que sólo podrá verse en salas X o algo así. En fin, a mí me da curiosidad. Muy bueno tu blog. Me quedo ;)

    ResponderEliminar
  7. porno: yo no solia verlo..solia oir los gemidos desancompasados...asi mi padre se masturbaba en la habitacion de al lado mientras al final del pasillo mi madre dormia...

    ResponderEliminar
  8. Me he reido tanto con lo de abrazar a los japoneses...

    ResponderEliminar
  9. Eres genial, eres imaginativa, original, eres... la leche¡

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. por qué no miras:
    YOUR BRAIN ON PORN
    THE PORN EXPERIMENT TED TALK

    ResponderEliminar