01 enero 2011

1

en días como este, a fred le gustaba leer el periódico:
“en el primer semestre del año, aparecerán oportunidades para un inmejorable progreso laboral. esté atento a las señales. a partir de mayo comienza un año muy favorable al amor. puede encontrar una persona muy importante, quizás en un viaje. asimismo, empieza entonces un periodo en que disfrutará de gran fecundidad, propicia a concebir o tener un hijo. esta fecundidad se reflejará también en su capacidad creativa. si se dedica al arte, gozará de gran inspiración y de facilidades para la expansión de su obra. por otra parte, en otoño comienzan unos meses excelentes para nuevas y fructíferas inversiones económicas.”

sentado en el bar de debajo de su piso compartido, se tomaba un café y releía el texto que auguraba un magnífico año. en cada nueva frase, su vida iba dando un inesperado y ansiado giro hasta que, acabado de leer, fred ya no era fred, sino otra persona totalmente distinta, rebosante de posibilidades.
pensó en su mujer y sus tres hijos, al otro lado del atlántico, todavía durmiendo a esas tempranas horas, en que nunca había destacado en ninguna actividad artística y en que a partir de hoy, la factura de la luz subía un 9,8%. y este año no había mundial.

2 comentarios:

  1. Y PORQUE NO SE PUSO A PENSAR MÁS COSAS.... SIEMPRE HAY UN HORÓSCOPO INVERSO, Y ÉSE ES LA REALIDAD. BESOS

    ResponderEliminar
  2. me gustó mucho, rebosando de posibilidades siempre

    ResponderEliminar