15 febrero 2014

todo ocurrió un poco por casualidad. había estado lloviendo toda la tarde y a última hora comenzó a nevar. como suele ser habitual con estos eventos meteorológicos, los trabajadores nos entusiasmamos al ver caer los copos de nieve. alguien levantó las persianas, que normalmente estaban corridas porque los rayos de sol reflejan en las pantallas de los ordenadores y es imposible trabajar, y así se quedaron durante el resto de la tarde. cada poco rato, alguno de los que no tenían la suerte de tener una ventana cerca, se aproximaba y se quedaba plantado detrás de mí, mirando el paisaje. luego soltaba algún comentario como “ojalá poder estar en casita ahora” o “verás el tráfico que se van a montar en la carretera” y yo asentía, sin tan siquiera girarme, y continuaba con ese dichoso informe con el que llevaba todo el día y ellos terminaban por marcharse y regresar a sus mesas sin ventanas. 
a las seis manuela me preguntó si me iba ya y le dije que tardaría cinco minutos, pero ella tenía que hacer no sé qué y contestó que no podía esperarme. al final fueron más de cinco minutos y para cuando me di cuenta de que no iba a terminar el maldito informe, la oficina estaba prácticamente vacía. apagué el ordenador y me giré para comprobar si la nieve seguía cayendo. me quedé embelesada con el espectáculo, como habían hecho mis compañeros unas horas antes, sólo que esta vez había ya una capa importante de nieve en los tejados y había anochecido, lo cual convertía el paisaje en algo mucho más siniestro y fantasmagórico. de repente me llamó la atención una luz parpadeante proveniente de una de las ventanas a pocos metros de nuestro edificio. estuvo parpadeando unos segundos y finalmente la luz quedó encendida y una mujer rubia de pelo corto y corpulenta apartó la cortina y se quedó plantada delante de la ventana. pensé que, como yo, había quedado maravillada por la nieve, pero inmediatamente observé que no, que su propósito era otro. sin titubeo alguno se levantó el jersey rosa que llevaba puesto y dejó al descubierto sus pechos lechosos, generosos y un poco caídos. me pilló totalmente por sorpresa e instintivamente di un salto hacia atrás y me escondí detrás de la pared, no tanto por miedo a ser descubierta, sino por si le aguaba la fiesta con lo que viniera a continuación. luego, con cuidado de no ser descubierta, asomé la cabeza. ella seguía allí, con el jersey arrugado, a la altura de las axilas, las manos en la cintura y el semblante serio y un poco distante, como si en realidad estuviera vestida y mirara la nieve caer. seguimos así unos segundos más, yo agazapada y ella enseñando sus dos virtudes al mundo, hasta que ella pareció decidir que ya era suficiente y con un gesto rápido, casi como arrepintiéndose de lo que acababa de hacer, corrió las cortinas y apagó la luz. yo esperé un rato más, por si volvía, pero después de diez minutos decidí marcharme a casa un tanto desconcertada por lo que acababa de ocurrir. 
al día siguiente la escena se repitió. confieso que no me quité la escena de la cabeza en todo el día y que estuve más pendiente de esa ventana que de mi pantalla del ordenador. pero no ocurrió nada en toda la jornada. las cortinas del piso permanecieron corridas hasta las seis y veinte, hora en la que, de nuevo, comenzó el juego de luces en la misma habitación y poco después, ella apartó la tela de la cortina y se quedó inmóvil delante del cristal. esta vez olvidé apartarme de su vista, pero a ella no pareció importarle y con la misma naturalidad del día anterior, se desabrochó una camisa azul y cuando hubo terminado la deslizó por detrás de sus anchos hombros hasta que cayó al suelo. inmediatamente comencé a revisar toda y cada una de las ventanas de los alrededores. quería encontrar el destinatario de esa acción, pero no hubo forma de descubrirlo. puede que en realidad no existiera tal destinatario en particular, sino que todos, todos los que habíamos dado con ella algún día a las seis y pico, fuéramos parte de su audiencia. no pude evitar pensar en cuántos seríamos y durante un segundo sentí cierta envidia por la atención que acaparaba, aunque fuera yo su única espectadora. el tercer día no hubo función. tampoco el cuarto ni el quinto, que coincidió con el viernes. a lo largo del fin de semana seguí dándole vueltas al asunto y me sorprendí preocupándome por si le habría pasado algo o por si habría decidido cambiar de ventana y animar otra parte de la ciudad. pero lo más extraño ocurrió cuando la noche del sábado, después de una de esas agotadoras barbacoas familiares, justo antes de bajar la persiana y meterme en la cama, me quedé plantada enfrente de mi ventana y pensé en qué pasaría si yo… y mientras lo pensaba me arremangué la blusa del pijama y la levanté hasta el ombligo. 

el lunes manuela me preguntó cómo era posible que tuviera tanto trabajo y que tuviera que quedarme cada día, cuando en su departamento se morían todos de aburrimiento. estuve a punto de contarle lo que sucedía en realidad, pero pensé que iba a malinterpretarme y que en cuestión de horas la mitad de la plantilla estaría pegada a la ventana, algo que quizá, por otra parte, fuera el mejor regalo que pudiera hacerle a la mujer. pero me callé. ese día la mujer nos hizo esperar más de lo normal, hasta las siete menos diez, y me molestó. sabía que nadie me obligaba a quedarme y eso me fastidió aún más. cuando el parpadeo de la bombilla anunció su aparición, resoplé de mala gana y mientras mostraba su torso desnudo y grueso, esta vez con los brazos apoyados encima de su cabeza rubia, decidí dejar de perder mi tiempo y me fui a casa sin esperar a que corriera las cortinas. menuda diva. quién se creía que era. al llegar a mi piso, todavía irritada con las dos, con la mujer y conmigo misma, me detuve delante de mi ventana. no conocía a ninguno de mis vecinos del bloque de enfrente, aunque los tenía vistos de cuando salían al balcón a regar las plantas o a fumar un cigarrillo: la pareja de jubilados que desayunaba cuando el tiempo acompañaba, el piso de estudiantes, ahora vacío, los que acababan de tener un hijo y un señor que vivía solo y que yo había apodado como “el viudo”. había otros bloques a los lados y durante un rato estuve contando el número de ventanas y terrazas que quedaban a la vista. treinta y siete. luego me miré el escote, más bien plano, y me mordí el labio. 

cuando el martes manuela pasó por delante de mi mesa para despedirse, suponiendo que iba a quedarme como había estado haciendo la última semana, me levanté rápido, cogí mi bolso y mi chaqueta y salí con ella. 
-vaya, hoy sí tienes prisa. – dijo. 
-a las siete en punto tengo que estar en casa. – contesté. 
ella miró el reloj y aseguró que tenía tiempo de sobra y yo sentí un agradable cosquilleo en el estómago.

11 comentarios:

  1. Menos mal que me has servido este plato después del ayuno de la semana pasada(nos tienes malacostumbrados). Me ha gustado ver esa reacción tan humana a la vez que contradictoria de una que compara sus pechos con los de la otra y pierde y luego sin embargo siente un cosquilleo de placer, a pesar de todo. Y el ambiente, siempre tus ambientes, eres mi Polanski de los blogs. Y el calor de esa exhibicìón enmarcado en el frío del invierno y la noche.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pásate por mi blog, que te he dejado una cosilla!

    ResponderEliminar
  3. Me gusto mucho lo que has escrito, cada segundo quería saber que sucedía, la verdad, un texto muuuy atrapante, me fascino al igual que el blog, espero la siguiente entrada!!!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Genial, sencillamente genial Hilia. Se te echaba de menos =)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Sencillamente genial, como la vida misma. Acabo de encontrar un rinconcito más de inspiración. :)

    ResponderEliminar
  6. A imaginación no te gana nadie. Y no porque te inventes historias fantásticas o mundos paralelos, que sin duda podrías. Hablo de esa imaginación más costumbrista, que nace de la inquietud y del deseo por la experiencia.

    ResponderEliminar
  7. gracias, gracias, gracias a todos/as.

    ResponderEliminar
  8. Atrapas Hilia, tu imaginación es un diamante que brilla en cualquier oscuridad, mira que me cuesta leer ni dos lineas, estoy en un pozo, pero a ti no te leo, te devoro.

    Te abrazo querida niña

    ResponderEliminar
  9. Tantos infiernos escondidos en cada cielo, tanta verdad en nuestra soledad, tanto silencio...

    Un placer, siempre.

    ResponderEliminar
  10. ¿Qué haces mañana a las siete? Necesito ayuda con unas cortinas.
    Besazo.

    ResponderEliminar
  11. Esos pechos son de silicona!!!

    ResponderEliminar