25 febrero 2014

Todas las mañanas llego a la oficina, me siento, enciendo la lámpara, abro el portafolio y, antes de comenzar la tarea diaria, escribo una línea en la larga carta donde, desde hace catorce años, explico minuciosamente las razones de mi suicidio. 

La carta, L. M. Díez

3 comentarios:

  1. Qué pedazo de minirelato de Luis Mateo. Para los que escribimos largo hasta un comentario es una lección.

    ResponderEliminar