15 diciembre 2012

ganas

no tengo ganas
pienso al mirarle a los ojos 
brillantes e ilusionados 
agradecidos 
deseosos, 
pero asiento sin convicción 
porque es más fácil 
más cómodo 
más dañino. 
y coge mis manos, 
las envuelve entre las suyas
cálidas, pero frías, 
las acaricia largamente, las acerca a su rostro exiguo 
las besa con suavidad 
y las dirige a su espalda 
esperando, tal vez, un abrazo 
un gesto 
cualquier gesto 
un juego caduco 
que nos solía entretener.
una letra 
cualquier letra: 
la s de somos, 
no, no es esa. 
la t de tenemos, 
tampoco. 
la n de nosotros. 
y callo. 
sí, la n de nosotros
también la n de nada.
y se ríe, inocente y divertido, por su acierto 
buscando en mi mirada 
un anhelo agotado 
inexistente 
falso. 
y cuando sus labios rozan mi piel 
en un vano intento de alargar 
el hastiado pasatiempo, 
sin presagiar, ni adivinar 
ni querer creer 
que ya no
que ya me es indiferente
que ya ni siento, ni soy
ni compadezco, 
cierro los ojos 
y recuerdo el viento fresco
la luz radiante 
el agradable murmuro 
al otro lado de esa pesada puerta 
a la que apremio mis pasos 
con urgencia, ansia, 
alivio
mientras él todavía espera aprender a silbar 
esa nueva canción 
que improviso
con el paso de las noches
lejana, ausente, 
y en absoluto silencio. 

5 comentarios:

  1. Al final convertiré tu blog en un vaso comunicante del mío porque en tus versos, y sobre todo al principio, has dado claves de mi propia vida y de algo que está por suceder en lo que tanta morosidad voy explicando en mi propia bitácora. Me identifico con versos que podría robarte y como tenemos el pacto no escrito ni hablado de robarnos (y yo además lo he lelvado a la práctica) pues ya ves... O ya verás.

    ResponderEliminar
  2. Lo que dices aquí, es tan real, que da miedo.
    La n de nosotros. La n de nada.
    La n de nadie.

    ResponderEliminar
  3. Nena ! Siempre me dejas el corazón encogido...muxu bat!

    ResponderEliminar
  4. Ni te imaginas, las veces que he leído esta entrada... porque siempre te leo desde el minuto siguiente que publicas, pues bien, me quedé muy tocada y sí, con el corazón en coma.

    Besos

    ResponderEliminar