03 septiembre 2012

un nombre común

mírame
fíjate en mí 
obsérvame bien 
sí, tú 
creí leer en tu mirada experta.
acércate 
un poco más 
sin miedo 
no temas
podríamos hablar
conocernos
gustarnos, tal vez
creí advertir en tu voz áspera.
¿lo ves?
no pasa nada
no te haré ningún daño 
por qué iba a hacerlo 
¿me ves capaz,
acaso? 
creí adivinar en tu sonrisa extraña.
deberías confiar 
en la gente 
en las personas
en el destino
en mí. 
todos hemos sufrido 
un día, un año, un lustro 
pero hay que saber olvidar 
aprender 
continuar 
creí intuir en tus labios agrietados.
ven 
siéntate aquí, 
a mi lado
los dos solos
se está bien así
¿verdad?
vayamos despacio
nos sobra tiempo
contémonos cuentos 
tarareemos estribillos 
y riámonos de todo 
lo que un día te hizo llorar 
y luego, 
cuando amaine el calor y anochezca
corramos un poco 
sólo por probar 
sólo por saber qué se siente
sólo para divertirnos 
creí entender en tus palabras usadas.
¿has visto? 
parecía difícil 
imposible, incluso 
y mírate ahora 
creí escuchar en tu risa astuta.
mírate ahora 
muchacha estúpida
mírate ahora
muchacha idiota
mírate ahora;
aferrada a la mano de tu verdugo
a un desfigurado recuerdo
a un nombre común que todavía te hace temblar 
a otro paso en falso 
a otro pozo oscuro y sin fondo 
a algo que creíste, 
muchacha cauta,
y que tampoco fue. 

9 comentarios:

  1. El círculo vicioso de ls ilusiones que se derrumban, del "otra vez" de lo que pudo ser y no fue. Ahora me pongo poético yo. Si es que tengo unas neuronas espejo...
    Bueno, por lo menos sigues por aquí y en forma.

    ResponderEliminar
  2. Leyendo con el estómago encogido...

    ResponderEliminar
  3. No sabes hasta qué punto me sentí dentro del poema. Ganas de imprimirlo y colgarlo en la pared...

    ResponderEliminar
  4. "-¡Cojones!
    -No pronuncies palabras que no tienes en el cuerpo"

    ResponderEliminar
  5. El hombre -y la mujer, por si acaso no se habia entendido la generalización- es el único en caer dos veces (o todas las que sean necesarias) con la misma piedra. :/

    ResponderEliminar
  6. Eres original hasta en el verbo.

    Somos multitud Hilia

    Te abrazo suavito

    ResponderEliminar