21 agosto 2011

!me caso!

quién iba a decirme a mí que por fin llegaría el gran día y que finalmente y por sorpresa de muchos, sentaría la cabeza. pues sí, llegó ese día y hoy me caso. dios bendito, creo que en mi vida había estado tan nerviosa.
he dormido poco y mal y a las seis y diez, harta de dar vueltas en la cama me he levantado para comprobar que tal y como anunciaron los hombres del tiempo, hoy luciría el sol. bueno, en realidad a esas horas no lucía nada, pero al menos no se veían nubes y esto me ha tranquilizado bastante porque teníamos pensado celebrar la ceremonia y el banquete en el jardín, así que la lluvia hubiera fastidiado bastante la boda y la posterior fiesta.
después he abierto el armario y he sacado el vestido de novia. !es tan bonito! tendríais que verlo… creo que podría estar mirándolo horas y horas y no me cansaría nunca. por supuesto es blanco, un blanco roto y con una cola de casi dos metros, con escote palabra de honor y un precioso bordado hecho a mano en toda la parte de la espalda. les costó un riñón a mis padres, que son quienes lo pagaron. para seros sinceros, lo han pagado casi todo y aunque yo insistí en colaborar, me dijeron que una hija no se casa cada día y que no debía preocuparme por estas cosas. así que bueno, si les hacía ilusión ¿qué podía hacer yo? al fin y al cabo, para esto soy su única hija y una no se casa cada día. al menos eso espero; no me gustaría pasar por todo esto una segunda vez.
el menú lo escogí con mi prima, que durante años trabajó como chef en un hotel de benidorm y claro, sabe mucho mejor que yo lo que se debe elegir para estas ocasiones. así que bueno ella dijo, reina, si quieres que esto salga bien, déjamelo a mí y creo que al final ha puesto pues lo que se suele poner en las bodas: croquetas y aceitunas y jamón, carne, pescado y mucho alcohol para aquellos que no puedan soportar la envidia y deban superarlo con la bebida. oh, y claro, la tarta nupcial de cinco pisos, de nata y chocolate y con los dos muñequi... ¡oh! ¡vaya! hablando de muñequitos se me ha olvidado hacer lo más importante, ¿dónde tendré la cabeza? en realidad esta parte no debería hacerla yo porque se va un poco al traste el factor sorpresa. además, esto de que los novios se vean antes de la ceremonia trae mala suerte. no debería creer en estas tonterías. la cuestión es que no me fío de mi madre y mucho menos de mi padre. por este motivo tengo que hacerlo yo. las nuevas tecnologías nunca se les han dado muy bien y aunque el proceso es bien fácil, miedo me da dejarles con semejante responsabilidad. además, viene con algunas aplicaciones extra para ir incorporando y estoy segura que se liarían y vale, sí, siempre se puede devolver a la tienda para que hagan un reset y lo instalen de nuevo, pero ya sería empezar con mal pie. ¿y quién desea que su boda empiece con mal pie? pues eso. lo hago yo y todos contentos.

por dios que nerviosa estoy… a ver, veamos cómo va el downloading que ya sólo me faltaría que no terminase a tiempo y tuviera que ser yo la que esperara. !ay! aquí lo tenéis: directito de japón, modelo XYTT 0145-487 ZHU AQ/N. aunque creo que yo lo llamaré ramón. es tan guapo, alto y rubio, como a mí me gustan… y mira, !aplicación de sentido del humor y sacar al perro a pasear instaladas! en la lista de bodas estaba la de masajear los pies. espero que alguien me la regale hoy. no se me ocurre mejor manera de empezar la luna de miel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario