29 abril 2010

diógenes de sínope


síndrome de diógenes. dícese del:

“trastorno del comportamiento que normalmente afecta a personas de avanzada edad que viven solas. se caracteriza por el total abandono personal y social y por el aislamiento voluntario en el propio hogar, acompañados en muchos casos de la acumulación de grandes cantidades de dinero, sin que se tenga consciencia de que se posee, o de desperdicios domésticos.”

hace no más de un par de años que oí por primera vez el nombre de este trastorno y reconozco que al principio “me fascinó”: alguien que busca, recopila objetos y los guarda en su casa como si fueran preciados tesoros. qué tiene esto de malo?
al poco tiempo vi un reportaje de personas que padecen el síndrome y el encanto se desvaneció.
lo que no acabo de entender es la relación entre el griego y su intención de vivir de la nada y quienes padecen tal síndrome y su obsesión por acumular.
diógenes de sínope, también conocido como diógenes el cínico (otra relación que me despista: qué tendrá que ver el cinismo con los viejecillos que sólo quieren refugiarse en sus casas?), vivía justo con lo necesario, que en su época era mucho menos de lo que hoy podemos imaginar. solía reírse de la dependencia que existe entre las personas y se paseaba por las calles de atenas con una lámpara de mano diciendo “busco un hombre”.

los rumores apuntan a que mi vecina sufre síndrome de diógenes. a mi siempre me ha parecido un ser bastante sociable durante los veinte segundos de trayecto en el ascensor, que es donde suelo coincidir con ella. nuestra conversación es típica: el tiempo o en su variación, la compra, si es que alguna de las dos va cargada con bolsas de plástico del supermercado. ahora sospecho de su contenido.
cierto que es algo seria y parca en palabras y que cuando habla, más que hablar, se queja: que si el ruido, que si el calor, que si el frío, que si el silencio. todo la fastidia.
no puedo evitar preguntarme si diógenes consideraría tenerla como discípula o si ella admitiría en su casa (repleta de objetos) a un individuo del cual se decía que un día, masturbándose en el ágora delante de todos, le reprendieron. él, parco en palabras también, contestó: “ojalá, frotándome el vientre, el hambre se extinguiera de una manera tan dócil!”

aunque ojo! si esta respuesta no le acabara de convencer a mi vecina, está esta otra sentencia de alejandro magno después de conocer al viejo pensador:
“de no ser alejandro, habría deseado ser diógenes”

ahí queda la cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario