28 enero 2016

si hubiera podido elegir 
elegir el final 
el final de esa historia 
si alguien me hubiera preguntado
dime: 
cómo quieres terminar con su olor 
con su risa ahora ausente 
con su ausencia ahora llanto 
con su ahora que se extingue, que no es ni late ni sabe de abrazos 
contesta: 
cómo vas a mantenerte en pie 
cuándo vas a empezar a rezar oraciones macabras por ti, por él, por la miseria que os condena
la pena que os separa 
de dónde quieres arañar los recuerdos, los disparos 
hasta cuándo seguir creyendo que era néctar y no larvas
a cuántos querrás follarte para sentir menos miedo 
menos piel 
más invierno 
más metales oxidados 
grita: 
qué harás con esas manos atadas 
con esos ojos velados de cenizas, cruces y alambres 
con los meses que aún quedan para creerte salvada 
con las hojas que escribiste cuando aún había cuento, flujo, alma 
qué rincón escogerás para aullar, apiadarte 
para escupir, avergonzarte 
en qué cama dormirás si no hay parpados, no hay descanso, no hay sueños, ni noches suaves 
dime: 
cómo saldrás a luchar si ni tan siquiera hay batalla, enemigo, escudo, castillo ni flechas cruzando el campo. si ni la herida sangra y la muerta respira, vencida, viva, enterrada. 
quién te curará el vértigo, la distancia, la lección mal aprendida, el juego que tenía trampa y qué les dirás a ellos, a los que te ven piedra, aparte, cueva hueca, si tú nunca supiste de nada. 
si me hubieran preguntado 
si hubiera podido elegir 
si en el final de esa historia hubiera habido un camino, un 
te quiero
un no te vayas 
un yo, un él 
un día de más 
un poco de algo. 
dime. 

2 comentarios:

  1. Otro poema sin hipocresía y lleno de verdad. Sin falsas esperanzas. Cuando algo es malo, es malo. Lo amargo tiene que saber amargo y si no, es mentira. Lo que más me gusta de todo lo que escribes es que no haces esfuerzos por poner ni un gramo de azúcar. Exactamente igual que la vida.

    ResponderEliminar
  2. Qué sencilla y llanamente puro. Qué jodida me has dejado. Si hubiera podido elegir...

    ResponderEliminar