17 enero 2014

encontré una hoja de lechuga en el cenicero de casa. me extrañó. estaba segura de no haberla visto esa mañana, antes de salir de casa, y la última vez que tuve visitas fue hacía un par de semanas. la recogí con la punta de los dedos y la tiré a la basura. estuve pensando un rato y sí, efectivamente, habían pasado justo dos semanas desde que vinieron juan y diana a cenar. era raro. abrí la nevera y miré qué podía prepararme para almorzar. quedaban pocos ingredientes y opté por una ensalada y un poco de queso. abrí una bolsa de lechuga y dentro encontré una colilla de cigarrillo.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. s., perdón, borré tu comentario sin darme cuenta, pero eso de ser detonante no se me va a olvidar, te lo aseguro. suerte con tu historia.

    ResponderEliminar