17 junio 2011

caso clínico: béseme el culo all night long

probablemente el próximo mundo en el que habiten nuestros descendientes sea mejor y no haya contaminación, ni malícia, ni gente que se cuela en la cola del carrefour, ni reguetón. así se espera, se desea y se reza cada noche antes de ir a dormir al niño jesús. pero en este, en el que vivimos, aquí y ahora, las cosas son muy diferentes: respiramos dióxido de carbono a diario, existe gente mala malísima, avispados que se cuelan sin disimular y sí, un iluminado con gran sentido musical que inventó el reguetón. y también en este mundo, por gracia y por fortuna, las cosas (léase objetivos, metas, proyectos, planes, propósitos, deseos, intenciones y finalidades) se consiguen mediante:
a – esfuerzo y/o constancia
b – trabajo y/o voluntad
c – contactos y/o enchufes
d – peloteo

olvídese de a y b, términos en desuso al borde de la extinción.
de c se hablará en otra ocasión.
hoy toca d: peloteo o béseme el culo all night long (y para los que dominen otras lenguas (nooo!! esa nooo!) pero escaseen en inglés, la traducción podría ser algo así como: kiss my peachy ass hasta que yo diga enough).


hay tantos niveles de peloteo como gente en el mundo: está el sútil, el obvio, el último-recurso, el baboso, el extra-baboso, el inoportuno, el bochornoso, etc. el nivel de besar culos suele ser proporcional a la dignidad y/o orgullo de la persona que lo lleva a cabo, así, por ejemplo quien practica el nivel extra-baboso, situado en el número diez en una escala entre uno y diez, suele ser una persona con un sentido del amor propio dudoso, por no decir completamente inexistente. podrá reconocer a este tipo de personajes o bien el tipo de nivel de peloteo utilizado según su propio sentimiento de vergüenza ajena. es decir, escuchar a alguien dorar la píldora (expresión que viene a significar lo mismo, pero más finamente) puede provocar a terceros cierto malestar, sonrojo o risa nerviosa que sólo desaparecerá cuando el sujeto peloteador cese en su acción. si el peloteo ha sido de grado diez, es probable que las imágenes vividas/escuchadas no se puedan borrar de su mente en días o semanas. relájese, como todo en la vida, es cuestión de tiempo.
si se topa con un peloteador o si nota que la acción de besar culos está dirigida a usted, desconfíe. desconfíe big time. es fácil caer en la tentación y creer en las adulaciones del lame culos nato: que si ha perdido peso, que si su intelecto roza la perfección, que si el cuchitril donde vive es un paraíso, que si su nuevo peinado le hace parecer diez años más joven… nada de eso es cierto y toda oratoria banal sólo puede tener una explicación lógica: el peloteador desea algo de usted. huya. huya rápidamente y recuerde que para un sujeto de este tipo, usted no es especial ni único y que quedan muchos culos por lamer en el mundo.
por muy alma caritativa que sea, no intente ayudarlos. es inútil. este es su estado natural y en realidad, mirándolo objetivamente, no hacen mal a nadie. o en todo caso, no más que los grandes criminales de la historia (a.k.a hitler, stalin, maridos celosos y algunos pepinos españoles). es más, aunque le parezca chocante, sus inciertos métodos suelen funcionar. ¿en alguna ocasión no ha conocido a alguien socialmente/laboralmente bien situado y al hablar con él/ella se ha dado cuenta que es un completo fraude? ¿y tal vez, no comprende cómo ha llegado a esa posición? bien, ahí tiene la evidencia: es un dorador de píldoras de todos los colores y tamaños (o un hijo de papá, otro interesante especímen del que no descarto elaborar una mini tesis algún día).
espero que estas humildes palabras le hayan ayudado a desenvolverse en el mundo de forma más fácil y cómoda. me gustaría acabar este bien intencionado escrito agradeciéndole su visita, su lectura y hacer constar que ese nuevo lunar grande y peludo que le ha salido en la parte superior de la mejilla derecha le da a usted un look terriblemente sexy.

2 comentarios:

  1. ¡Usted es grande señora!

    ResponderEliminar
  2. lo bestia, es que el ultimo jefe que tuve, le gustaba y exigia el peloteo

    ResponderEliminar