14 mayo 2011

p de padre

se dice que el sr. p es un buen padre y un buen marido. él también lo cree. cada mañana se levanta el primero y prepara el desayuno para su esposa y para miguel, su hijo de cinco años. cuando está todo a punto, las tostadas crujientes y el zumo recién exprimido, sube a las habitaciones, les despierta con suavidad y vuelve a la cocina donde les espera leyendo el periódico. se despide de su mujer con un beso en la mejilla y acompaña a miguel al colegio. cogidos de la mano y en silencio o parloteando, según el humor del pequeño, bajan las escalera del metro y se meten en el tercer vagón, justo el que para más cerca de la salida de la escuela del chico. a esas horas el metro suele ir lleno de caras soñolientas. miguel cabe en cualquier rincón y se distrae con cualquier cosa. el otro día, por ejemplo, estuvo descifrando el significado de los nombres de las paradas. el sr. p, accidentalmente, puede que roce alguna chica que esté a su lado. las prefiere rubias, con poco pecho y sobretodo, jóvenes. siempre es accidentalmente y si alguna vez ella se molesta, el sr. p se aparta con disimulo y busca a su hijo con la mirada. es un niño precioso. luego, el viaje prosigue sin más incidentes y durante el resto del día el sr. p se dedica a su trabajo con una entrega más que satisfactoria.
a la hora de comer el sr. p suele quedarse en la oficina y adelantar trabajo. cuando se queda solo, también aprovecha para leer la prensa digital, mirar vuelos baratos a lugares exóticos y visitar algunas otras páginas que prefiere no mirar en casa. cuando vuelven sus compañeros, a primera hora de la tarde y antes de que aparezca el jefe del departamento, hablan de futbol y de mujeres. al sr. p no le entusiasma el futbol y, a diferencia de otros, no suele alardear cuando repasan sus conquistas en la oficina, aunque podría, si quisiera. ¿o es que las chicas que roza, accidentalmente, no cuentan?

miguel termina la escuela a las cinco y el sr. p le espera cada día. los martes y los jueves le acompaña a clases de piano. al chaval se le da bien y el sr. p le ha prometido un piano para su cumpleaños. a miguel le gustaría más una play, pero aprendió a no quejarse hace tiempo. su padre dice que los chicos mayores no deben quejarse y él, a sus cinco años, ya es un chico mayor. los lunes y los miércoles, que es cuando su mujer llega más tarde del trabajo, el sr. p prepara la cena, le baña y le acompaña a la habitación. a veces también le roza, accidentalmente, pero el pequeño miguel no se queja. ya es un chico mayor.

1 comentario:

  1. Los monstruos tienen apariencia normal.

    Si no lo descubren ira a mas.

    ResponderEliminar