16 agosto 2010

caso clínico: no sé qué hacer

el problema de no saber lo que uno quiere en la vida es que se va picoteando de un lado y de otro con muchas probabilidades de que ninguna de las opciones acabe de satisfacer. es lo que se conoce como el síndrome de ¿qué-coño-quieres?
los síntomas son fáciles de detectar. en una fase inicial el enfermo suele mostrar apatía, desgana, adicción a pasar largas horas en la cama (o al chocolate o a cualquier otro gesto que requiera cero productividad) y predilección por el color gris. es lo que se conoce como fase no-sé-qué-hacer-con-mi-vida.
de repente, sin previo aviso, de un dia para otro incluso, hay un cambio de actitud radical y el sujeto muestra una ilusión exagerada (transitoria), contagio (sospechoso) de felicidad y la imperiosa necesidad de hablar durante horas (interminables) del proyecto en el que se va a embarcar. es la fase del ¿por qué-no-se-me-había-ocurrido-antes? o bien os-vais-a-enterar-de-lo-que-puedo-hacer o bien ahora-sí.
sin embargo, sus amistades y familidares lo sufren más bien como un este-tio/a-está-loco/a o pobre-no-tiene-solución o no-hay-quien-le/la-entienda.
la duración de esta segunda fase es directamente proporcional a la dimensión del proyecto que se dispone a comenzar. es decir, si estamos hablando de un plan que requiere mucho tiempo, dinero, concentración o esfuerzo, las probabilidades de que el individuo persista en su nuevo objetivo son escasas.
por el contrario, si el plan ha sido previsto a escala menor es posible que lo lleve a cabo y lo termine. obvia decir que raramente se llega al extremo de finalización y en los pocos casos que sí sucede, el paciente tampoco muestra demasiada satisfacción ya que es perfecto conocedor de su irremediable vuelta a la fase uno (recordemos: dubitación, desconcierto y re planteamientos varios).
esta grave enfermedad afecta a más de un tercio de la población mundial y desgraciadamente todavía no se ha descubierto cura alguna que dé cierta esperanza a quien la padece. mientras tanto, miles mueren cada dia de falta de ilusión.

otro día continuaremos con los que sí saben lo que quieren de la vida. una ave raris en peligro de extinción. hasta entonces, feliz decisión y vodka para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario